Alertan que la capacidad reproductiva disminuyó en los últimos años

Martes 7 de Agosto de 2012

Así lo aseguraron especialistas durante una capacitación a biólogos y bioquímicos. Destacan que gracias a los tratamientos de fertilización hoy se resuelve más de la mitad de los problemas de infertilidad

Así lo expresaron especialistas en fertilización asistida durante un curso sobre infertilidad masculina que se llevó a cabo en el hospital San Martín de La Plata

La capacidad reproductiva de la especie humana disminuyó en las últimas décadas. En el hombre se calcula que la producción de espermatozoides bajó a menos de la mitad de lo que generaba hace 60 años. Los expertos infieren que factores ambientales, el consumo de drogas y sustancias tóxicas, además del estrés crónico, pueden tener relación con este fenómeno.

No obstante, a diferencia de los viejos tiempos, las posibilidades terapéuticas que hoy existen y el hecho de que sean gratuitas, al menos en la provincia de Buenos Aires, permiten que más del 50% de los casos se resuelvan y que esas parejas puedan tener un bebé.

Así lo expresaron especialistas en fertilización asistida durante un curso sobre infertilidad masculina que se llevó a cabo en el hospital San Martín de La Plata, encabezado por el director provincial de Hospitales del ministerio de Salud de la Provincia, Claudio Ortiz.

Allí, médicos, biólogos y bioquímicos fueron capacitados y recibieron los nuevos Manuales de Procedimiento para unificar criterios a la hora de abordar los problemas masculinos de infertilidad en hospitales públicos de la Provincia. Estos manuales se emplearán en los 8 centros públicos que hoy realizan tratamientos gratuitos.

“Los hombres tienen más posibilidades terapéuticas que las mujeres porque los tratamientos actuales permiten hacer mucho con pocos espermatozoides“, dijo el andrólogo Carlos Carrere, otro de los expositores de la jornada. Agregó que, en cambio, “si la mujer tiene pocos óvulos y de baja calidad las alternativas de tratamiento son escasas”.

Un tercio cada uno

Si bien antes se calculaba que la mayor parte de los casos de infertilidad se debían a causas femeninas, en los últimos años esa relación parece haber cambiado. Hoy se sabe que un tercio de los trastornos se registra en varones; otro tercio, en mujeres; y el tercio restante a partir de una combinación de factores de la pareja o por razones aún inexplicables para los médicos.

“El hombre, incluso, corre con una ventaja más: si él tiene ciertos problemas en sus espermatozoides pero su pareja es muy fértil es probable que logren un embarazo sin que el varón se entere siquiera de su inconveniente: se podría decir que en ocasiones la fertilidad femenina compensa el déficit masculino”, explicó Carrere y agregó que esto no ocurre nunca a la inversa.

Las causas de la infertilidad masculina se dividen en tres grandes grupos: las que se deben a trastornos del hipotálamo, una glándula ubicada a nivel del cerebro que se relaciona con la producción de espermatozoides; las testiculares y los problemas de la vía espermática.

La falta de movilidad, la forma anormal o la ausencia de espermatozoides en el eyaculado suelen ser motivo de infertilidad. Sin embargo, el trabajo en laboratorio sobre esos gametos y los tratamientos de alta complejidad, sobre todo el ICSI (Inyección Intracitoplasmática de un Espermatozoides), pueden revertir estos cuadros, explicaron los especialistas.

Cuando no se hallan espermatozoides en el líquido seminal -afección que se llama azoospermia y que es motivo del 8% de los casos de infertilidad en los varones-, es posible extraerlos directamente desde el testículo y luego efectuar un ICSI. Para esto se selecciona el mejor gameto para inyectarlo directamente en el óvulo. Luego, una vez que se forma el cigoto los especialistas lo implantan en el útero de la futura madre.

Patricia Failo, licenciada en biología y especialista en embriología clínica del hospital Penna de Bahía Blanca, coincidió con los demás disertantes en que la capacidad reproductiva disminuyó notablemente en las últimas décadas.

El varón produce millones de espermatozoides cada 90 días. La mujer, en cambio, nace con un pool o reserva ovárica finita que va perdiendo con el correr de los años.

“No obstante hoy en día hay mucho para hacer y existen resultados exitosos que hasta hace algunas décadas eran impensados”, dijo Claudio Ortiz. Y agregó que la nueva ley bonaerense de fertilización “comenzó a igualar las posibilidades de acceso a los tratamientos, de hecho ya nacieron 21 bebés y se lograron 82 embarazos en hospitales de la Provincia”, concluyó el director provincial de Hospitales.

Publicado en Diario El Sol

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

tres − dos =