660 millones de personas viven con VPH

660 millones de personas viven con VPH

Es un virus silencioso que si no se detecta a tiempo puede causar cáncer cervicouterino en las mujeres y de pene en los hombres. Actualmente, se calcula que hay alrededor de 660 millones de personas infectadas con virus del papiloma humano (VPH).

Prevenir la infección por VPH es posible. Hay vacunas con las que se puede evitar el contagio en mujeres y hombres; con ello podrían disminuir los casos de mortalidad en mujeres por cáncer cervicouterino”, dijo Mayra Galindo, directora General de la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer.

El VPH evoluciona en cuatro etapas. Primero, se presenta el contagio, seguido de la aparición del virus de bajo riesgo que puede derivar en una infección de alto riesgo y finalmente generar cáncer en el cuello uterino.

Prevención temprana, la clave

El cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte después del cáncer de mama, se estima que diariamente mueren de 10 a 11 mujeres de 50 a 55 años, edad considerada como una de las mejores etapas de su vida ya que han logrado consolidar gran parte de sus metas y propósitos.

De ahí la necesidad de concientizar a las mujeres a tomar medidas preventivas y tener total responsabilidad de su vida sexual de manera informada para evitar contagios por VPH, responsable de 99% de los cánceres del cuello del útero, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos.

La vacunación es una de las primeras medidas para evitar el contagio del VPH. Lo ideal es aplicar la vacuna cuadrivalente antes de que la mujer inicie su vida sexual. Se aconseja que mujeres y hombres, de 13 a 26 años, sexualmente activos se apliquen tres dosis: la inicial, la segunda dos meses después y la tercera a los seis meses.

En México, esta vacuna está indicada para hombres de 9 a 26 años y en mujeres de 9 a 45 años; esta es la única vía de prevención para evitar contagios por y reducir los casos de cáncer cervicouterino”.

La médica Mirella Vázquez Rivera, subdirectora de Programación y Evaluación Educativa del Instituto Nacional de Pediatría, agrega que otra medida para la detección temprana es la prueba del Papanicolaou, así como la prueba de PCR.

La revisión periódica nos llevaría a encontrar a una mujer en un estadio temprano que se puede curar y no llegar a un cáncer terminal. Independientemente de la vacuna, como buena práctica la mujer tiene que hacerse el Papanicolaou cada año”.

A estas medidas, también se recomienda el uso del condón, el cual protege no solo contra el VPH, sino contra otras enfermedades de transmisión sexual que generalmente suele acompañarse de otras infecciones.

Es importante mencionar que este virus afecta de igual manera a hombres y mujeres. En algunos casos, sobre todo cuando es detectado a tiempo se cura; en otros queda latente en la célula y puede volver a aparecer por factores de riesgo como el tabaquismo, uso prolongado de anticonceptivos o por una baja en las defensas y es más probable que se desarrolle el cáncer.

Por ello, la médica Mirella Vázquez recomienda que en caso de contagio llevar una vida saludable, continuar con revisiones periódicas determinadas por el ginecólogo. ¡Protégete!

Fuente: tiempoenlinea.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 × 4 =