6 hábitos comunes que propician o afectan tu fertilidad

La fertilidad humana, entendida como la capacidad fisiológica de procrear, desde siempre ha sido un tema primordial alrededor del mundo, sin importar cuán diferentes sean las razas o culturas, puesto que garantiza la descendencia de quienes conciben.

No obstante, en la actualidad se presume que una de cada 4 personas en edad reproductiva tiene dificultades para fecundar, o bien en el caso de las mujeres, para llevar a término un embarazo.

Si bien determinadas veces esto puede deberse a casos de infertilidad, específicamente, si no se ha concebido tras más de 12 meses de mantener relaciones sexuales sin protección o luego de 6 meses si la mujer tiene más de 35 años de edad, en otros puede tratarse de una alteración en los niveles de fertilidad de las personas.

En este contexto, diversos estudios y expertos en el tema han determinado que algunos hábitos como mantener una buena alimentación, optimizar la vida sexual y mantenerse en el peso adecuado propician la fertilidad.

Contrariamente, dichas fuentes también han postulado que otros hábitos, como la adicción al tabaco o el consumo excesivo de alcohol, afectan negativamente la posibilidad de concebir.

Para que no tengas dudas sobre la fertilidad, y conozcas la opinión de expertos del área reproductiva respecto al tema, a continuación te explicamos cómo inciden 6 hábitos comunes en nuestra fecundidad.

HÁBITOS QUE PROPICIAN LA FERTILIDAD

1.- Alimentarse de forma correcta.

Una de las claves para potenciar la fertilidad en la mujer es tener una buena alimentación. En este sentido, diversos estudios han afirmado que es conveniente consumir proteínas, multivitaminas, hierro, carbohidratos, aceites vegetales y reducir el consumo de grasas trans para conseguir este propósito.

Lo anterior pues “lo que comes afecta a todo, desde tu sangre y tus células hasta tus hormonas”, señaló Cynthia Stadd, especialista en nutrición del Centro Berkeley para el Bienestar Reproductivo y la Salud de la Mujer de Nueva York (EEUU).

A ello el ginecólogo Reinaldo González, especialista en Infertilidad y Medicina Reproductiva de la Universidad de Chile y Doctor en Reproducción Humana de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), agregó que al programar un embarazo se aconseja “mantener una dieta equilibrada (…) También es recomendable tomar ácido fólico para disminuir el riesgo de malformaciones en el sistema nervioso central (del feto), así como realizar ejercicios -excluyendo la alta competición- para mantener una vida saludable”.

2.- Mantenerse en el peso adecuado.

El peso es un factor que influye notablemente en tu fertilidad, pues tanto la extrema delgadez como la obesidad inciden de forma negativa en la capacidad de tu cuerpo para concebir.

En este sentido Álvaro Ruíz Zambrana, obstetra del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universitaria de Navarra (España), explicó que “Un Índice de Masa Corporal (IMC) por debajo de 20 o superior a 25, tanto en mujeres como en varones, hace que disminuya la fertilidad”.

“En el trasfondo, hay una alteración en la secreción hormonal normal y en el metabolismo del azúcar, que indirectamente también provoca más alteraciones hormonales y disminución de la reserva de óvulos”, explicó el experto.

Por su parte, González añadió que “En la mujer, la obesidad es un factor que disminuye la fertilidad al causar anovulación -ausencia de ovulación- y amenorrea -ausencia de regla por más de 3 meses-. Lo mismo pasa en mujeres anoréxicas, con estrés o que hacen deportes de alto rendimiento”.

3.- Optimizar la vida sexual.

De acuerdo a Pedro Barri, Director del Departamento de Ginecología del Instituto Universitario Dexeus (España), las posibilidades de embarazo aumentan si durante el período fértil se tienen relaciones sexuales en días alternos, por ejemplo, los días martes, jueves y sábado de una semana en particular. Con dicha frecuencia, aseguró el especialista, la calidad del esperma es óptima y la probabilidad de quedar embarazada en el curso de 6 meses es mucho más alta.

Asimismo, Barri indicó que “Cuando el semen es fuerte y abundante no importa la postura en la que se practica el sexo” pero que, cuando éste es débil y escaso, existen posturas sexuales más recomendables que otras para propiciar la gestación.

Al respecto, indicó que la más favorecedora es la llamada “el misionero”, en la cual la mujer se ubica debajo del hombre con sus piernas separadas. Por el contrario, se deben evitar aquellas en que la mujer está sentada o de pie, pues dificultan el recorrido de los espermatozoides hacia la membrana celular del óvulo.

HÁBITOS QUE AFECTAN LA FERTILIDAD

1.- Fumar.

De acuerdo a la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM, por sus siglas en inglés), el consumo de tabaco tiene un impacto negativo sobre la capacidad de concebir y de llevar a término un embarazo.

“Fumar cigarrillos es nocivo para los ovarios de la mujer” indicaron desde el organismo, agregando que el tabaquismo aceleraría “la pérdida de óvulos y la función reproductiva y puede adelantar en varios años el momento de la menopausia”. También, esta práctica se asocia estrechamente con un mayor riesgo de embarazo ectópico y aborto espontáneo.

Pero el consumo de cigarrillos no sólo afecta la fertilidad de las mujeres, ya que los hombres fumadores “tienen un menor recuento de espermatozoides, menor motilidad -habilidad de moverse espontánea e independientemente- y mayores anomalías en la forma y función” de la esperma, agregó la ASRM.

2.- Andar estresado(a).

Según información proporcionada por el Hospital Austral de Argentina (HUA), “un nivel elevado de estrés conlleva más dificultades para quedar embarazada y un mayor número de abortos”.

Lo anterior, fue respaldado por los especialistas en fertilidad Jorge Lerner Bíber y Sophia Behrens, de la Unidad de Fertilidad de la Clínica El Avila de Venezuela, quienes indicaron que un 15% de las parejas con problemas para concebir no tienen una causa fisiológica aparente y que, en algunos de estos casos, “podrían estar afectadas por el estrés, cayendo en un ciclo vicioso: el estrés causa infertilidad, y la infertilidad causa estrés”.

“Factores como la ansiedad por el deseo de tener un hijo, angustia, roces en la pareja, las expectativas, la presión del entorno o los sentimientos de frustración generan estrés psicológico en la pareja que puede empeorar el proceso”, complementó la Clínica de Fertilidad GINEFIV de Madrid (España).

3.- Consumir alcohol.

En palabras de Reinaldo González, la ingesta de bebidas alcohólicas incide negativamente en la fertilidad de las personas. “El consumo de alcohol en exceso puede influir en la fertilidad de forma indirecta, al causar daño hepático crónico”, señaló el especialista.

Mientras, la GINEFIV advirtió que “El consumo considerable de alcohol, según diferentes estudios, puede incidir en un menor número de espermatozoides, de testosterona -la hormona masculina que desempeña un rol en la producción espermática- y en aumento de estrógenos”.

“En el caso de las mujeres, beber alcohol puede provocar ciclos menstruales irregulares y períodos anovulatorios”, destacó la Clínica.

Finalmente, recuerda que la fertilidad es el resultado de la interacción de diferentes factores, como aquellos culturales y biológicos -como la edad, el funcionamiento del sistema endocrino y el estado de salud, entre otros-. Por ello, ten en mente las recomendaciones de los especialistas sobre tu fecundidad, sobre todo, a la hora en que planees tener hijos.

Tres preguntas y respuestas clave sobre la fertilidad
La fertilidad, sin duda, es un tema de gran importancia en la vida de las personas. En este contexto, y para que no te quepan dudas sobre sus alcances, Reinaldo González informó a BioBioChile tres de sus aspectos más trascendentales.

– ¿La mujer cuándo está en edad reproductiva?… Según el especialista, la edad reproductiva de las mujeres se concentra entre los 15 y 35 años. Desde los 36 años en adelante “la posibilidad de embarazo comienza a disminuir producto del agotamiento de la reserva de óvulos”.

– ¿Cómo saber si ovulo regularmente?… En palabras de González, “La ovulación es un requisito fundamental para lograr un embarazo”. Por ello, es primordial que te fijes en la duración de tus ciclos menstruales para saber si lo haces adecuadamente: “La gran mayoría de las mujeres con ciclos menstruales naturalmente regulares (entre 25-35 días de duración) están ovulando periódicamente. Si tus ciclos son irregulares (más de 35 días de duración), lo más probable es que no estés ovulando y, en consecuencia, no podrás embarazarte fácilmente”.

– ¿Cuáles son las probabilidades de embarazo en una pareja?… El experto señaló que alrededor de un 90% de las parejas consigue un embarazo “en el transcurso de un año si tienen relaciones sexuales con una frecuencia de 2 a 3 veces por semana”.

Fuente y foto: biobiochile


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

diecisiete − 16 =